La oxigenoterapia es un tratamiento no invasivo, relajante y rápido que nos ayuda a hidratar, regenerar y nutrir la piel en profundidad con la aplicación de oxígeno al 95% de pureza a alta presión. Precisamente por su efecto flash se ha convertido en uno de los tratamientos más demandados por las celebrities, ya que se consiguen resultados inmediatos.

¿Cómo funciona la oxigenoterapia?

Con la aplicación de un manípulo de oxígeno generamos una burbuja localizada a una presión alta (1,5 bar sobre la piel), recreando una pequeña cámara hiperbárica y saturando el oxígeno epidérmico.

“Normalmente utilizamos el oxígeno también como vehículo para hacer penetrar un sérum con alto contenido en vitaminas, aminoácidos, ácido hialurónico y péptidos… que contribuyen a nutrir e hidratar la piel y a rellenar las líneas de expresión.”

– Explica Marta Nieto, directora del centro To Be Aguilar Delgado.

Los péptidos están implicados en los procesos bioquímicos y metabólicos en la piel y con ello conseguimos una mayor velocidad de reparación. Dependiendo del tipo de péptido, estos tendrán una función y acción cutánea diferente como, por ejemplo, disminuir arrugas de expresión, estimular la producción de ácido hialurónico o mejorar la producción y reparación de las fibras de colágeno. Por ello se convierten en una pieza clave dentro de este tratamiento.

La oxigenoterapia, además de depurar los tejidos a niveles profundos de la dermis, garantiza una piel más tonificada, hidratada y luminosa al instante a lo que se le añade el serum que mencionaba la experta con lo que conseguiremos no solo los efectos del propio protocolo, sino intensificar los de cualquier otro producto que apliquemos después.

“Donde hay oxígeno, existe la energía suficiente para garantizar un metabolismo celular óptimo y así conseguir una piel de aspecto más saludable.”

Afirma Marta Nieto.

¿A qué se debe la falta de oxígeno en la piel?

Cuando baja el nivel de oxígeno en nuestra piel se produce un envejecimiento incentivado también por la acción de factores externos, como la contaminación, el estrés, la nutrición inadecuada, algunas sustancias nocivas como el tacaco, no beber suficiente agua y la falta de actividad física, que entorpecen el proceso de oxigenación de nuestra piel.

Esto nos hace tener una piel apagada, asfixiada y poco saludable, además todo esto se ha visto incentivado por el uso de la mascarilla.

¿Qué beneficios conseguimos con la oxigenoterapia?

“¡Muchos! Atenúa y retarda los efectos del envejecimiento, devolviendo la plena capacidad a las células de la piel para activarse plenamente, por lo que se regenera produciendo colágeno, elastina, se tensa y disminuye la longitud y profundidad de arrugas y conseguimos una mayor hidratación y salud para nuestra piel que se refleja en su aspecto luminoso.”

– Subraya Marta Nieto.

¿Es apto para todas las pieles?

Es perfecto para todas las pieles según Marta Nieto, directora de To Be Aguilar Delgado:Hasta las pieles más jóvenes y cuidadas sufren esta falta de oxígeno en el entorno, por lo que también lo agradecerán. Prevenir y evitar la degeneración del tejido es muy importante.”

¿Cada cuánto tiempo se debe realizar este tratamiento?

Al no ser invasivo, no deja marcas ni rojeces, es un tratamiento perfecto para un día especial, pero lo ideal sería incorporarlo a nuestra rutina de belleza, algo muy sencillo al ser un tratamiento tan relajante.

“En general, recomendaríamos un tratamiento de choque de 6 sesiones, una vez por semana y después un mantenimiento mensual, aunque lo ideal es que se pasen por nuestro centro para que hagamos un correcto diagnóstico y recomendación de sesiones personalizado.”

Concluye la directora de To Be Aguilar Delgado.